2018 Noviembre 20


S. ISABEL DE HUNGRÍA

S. ISABEL DE HUNGRÍA, TERCIARIA FRANCISCANA

Cuando muere a los 24 años, en 1231, Isabel ya es “Santa” para muchos.

Casada a los 14, madre a los 15 y viuda a los 20. Elige la pobreza franciscana de la Tercera Orden.

Visita y asiste a los enfermos, también a los repugnantes, sin darle importancia a su linaje de soberana del trono de Hungría.



Saber es bueno: ¿Cuál es la diferencia entre el Misal, el Breviario y el Catecismo?

Estos son tres libros importantes que presentan la Tradición y el Magisterio de nuestra Iglesia. Cada uno comparte la Palabra de Dios y su vivencia litúrgico. Sus textos recogen oraciones y teología que los católicos ponen en práctica.

Pero, ¿qué son? ¿de qué trata cada uno? Acá te presentamos las definiciones y diferencias entre estos tres volúmenes.

El Misal:

El Misal Romano es el libro litúrgico que lee el sacerdote en la Misa. Contiene las ceremonias, oraciones y fórmulas de cada parte de la celebración eucarística.

Este libro es importante porque genera una conexión de todas las iglesias y parroquias con el Magisterio. Lo que lee el sacerdote en ese libro a la hora de la Misa, lo leen todos los sacerdotes de la Iglesia Católica.

El Breviario:

También llamado Liturgia de las Horas, es un libro que reúne las oraciones, lecturas bíblicas y salmos que deben rezar los fieles en diferentes horas del día.

La oración de la mañana se llama Laudes, la de la tarde se llama Vísperas y la de la noche, antes de dormir, se llama Completas. Su composición depende de la época litúrgica, y puede ser leída tanto por el sacerdote como el laico. Puede ser leído tanto en comunidad como en forma personal, pero no está hecha para la Misa.

El Catecismo de la Iglesia Católica:

Es el libro que presenta los contenidos esenciales y fundamentales de la doctrina católica, tanto en la fe como en la moral. Si bien a lo largo de la historia han habido muchos catecismos, después del Concilio Vaticano II se instauró el Catecismo universal.

Sus fuentes principales son la Biblia, escritos de los Padres de la Iglesia, la Liturgia y el Magisterio de la Iglesia. Su objetivo es que el fiel aprenda su fe y la viva en lo cotidiano.

https://es.churchpop.com


El Papa en Santa Marta.

Papa en Santa Marta: el obispo es un servidor y no un príncipe

Humilde, templado y no príncipe. Así es como el Papa Francisco describe como debe ser el perfil de un obispo, al comentar la Carta de San Pablo Apóstol a Tito en su homilía en la Casa Santa Marta de hoy. Benedetta Capelli – Ciudad del Vaticano

Es la Carta del Apóstol San Pablo a Tito la que ha dirigido la reflexión del Papa Francisco en su homilía de la Misa matutina en Casa Santa Marta y en la que el Papa ha diseñado con mínimo detalle un boceto de la figura del obispo; una definición de los criterios para poner orden en la Iglesia.

La Iglesia no nació completamente ordenada

Fervor y desorden son las dos palabras que el Papa usa para contar cómo nació la Iglesia, recordando incluso las "cosas admirables" realizadas. "Siempre hay confusión - afirma – la fuerza del Espíritu, desorden y no debemos asustarnos" porque "es un buen signo".

“Nunca la Iglesia ha nacido completamente ordenada, todo en orden, sin problemas, sin confusión, nunca. Siempre ha nacido así. Y esa confusión, ese desorden, debe ser arreglado. Es verdad, porque las cosas deben ponerse en orden; pensemos, por ejemplo, al primer Concilio de Jerusalén: había una lucha entre los judaizantes y los no judaizantes ... Pensemos bien: hacen el Concilio y arreglan las cosas”.

Obispo, administrador de Dios y no de bienes

Por eso - subraya el Papa - Pablo deja a Tito en Creta para poner orden, recordándole que "lo primero es la fe". Al mismo tiempo, da los criterios y las instrucciones sobre la figura del obispo "como administrador de Dios".

“La definición que da del obispo es ‘administrador de Dios’, no de bienes, de poder, de las cordadas, no: de Dios. Siempre tiene que corregirse a sí mismo y preguntarse: ‘¿Yo soy un administrador de Dios o soy un hombre de negocios?’. El obispo es administrador de Dios. Debe ser irreprensible: esta palabra es la misma que Dios le ha pedido a Abraham: ‘Camina en mi presencia y sé irreprensible’. Es una palabra fundadora, de un líder”.

El perfil para la elección del obispo

Francisco también recuerda como no debe ser un obispo. En la definición, explica que el obispo no debe ser arrogante, ni soberbio, ni enojado ni adicto al vino - uno de los vicios más comunes en la época de Pablo - ni tampoco un hombre de negocios apegado al dinero.

Sería “una calamidad para la Iglesia – dice - un obispo como ese", incluso si solo tuviera uno de estos defectos. Por el contrario, el Papa señala que debe ser capaz de "dar hospitalidad", debe ser "amante del bien", "sensible, justo, santo, amo de sí mismo, fiel a la Palabra digna de fe que le ha sido enseñada": estas son las peculiaridades del servidor de Dios.

"Así es el obispo. Este es el perfil del obispo. Y cuando se investiga para la elección de los obispos, ¿sería bueno hacer estas preguntas al principio? Para saber si se puede ir adelante con otras investigaciones. Pero sobre todo, vemos que el obispo debe ser humilde, manso, siervo, no príncipe. Esta es la Palabra de Dios. "Ah, sí, padre, esto es cierto, esto después del Concilio Vaticano II debe hacerse ..." - "¡No, después de Pablo!". No es una novedad postconciliar esta. Esto es desde el principio, cuando la Iglesia se dio cuenta de que tenía que poner orden con tales obispos".

"En la Iglesia - concluye el Papa - no se puede poner orden sin esta actitud de los obispos". Lo que cuenta ante Dios no es ser simpáticos, predicar bien, sino la humildad y el servicio. Recordando la memoria de San Giosafat, obispo y mártir, Francisco pide rezar por los obispos para que "sean así, somos así, como Pablo nos pide ser".



Siempre en Domingo. 18 noviembre

Parroquia Cristo Resucitado. Brasil-Cumaná.

33º domingo ordinario. Ciclo B. Verde. 18 Nov.

Oración Colecta: Señor y Dios nuestro, concédenos vivir siempre con alegría bajo tu mirada, ya que la felicidad plena y duradera consiste en servirte a ti, fuente y origen de todo bien. Por nuestro Señor Jesucristo...

Lectura del libro del Profeta Daniel 12,1-3

En aquel tiempo, se alzará Miguel, el gran Príncipe, que está de pie junto a los hijos de tu pueblo. Será un tiempo de tribulación, como no lo hubo jamás, desde que existe una nación hasta el tiempo presente. En aquel tiempo, será liberado tu pueblo: todo el que se encuentra inscrito en el Libro. y muchos de los que duermen en el suelo polvoriento se despertarán unos para la vida eterna, y otros para la ignominia, para el horror eterno. Los hombres prudentes resplandecerán como el resplandor del firmamento, y los que hayan enseñado a muchos la justicia brillarán como las estrellas, por los siglos de los siglos. Palabra de Dios. Palabra de Dios.

Al Salmo 15 responderemos: Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti.

El Señor es la parte de mi herencia y mi cáliz, ¡tú decides mi suerte! tengo siempre presente al Señor: él está a mi lado, nunca vacilaré. R.

Por eso mi corazón se alegra, se regocijan mis entrañas y todo mi ser descansa seguro: porque no me entregarás a la muerte ni dejarás que tu amigo vea el sepulcro. R.

Me harás conocer el camino de la vida, saciándome de gozo en tu presencia, de felicidad eterna a tu derecha. R.

Lectura de la carta a los Hebreos 10,11-14

Hermanos: Los sacerdotes del culto antiguo se presentan diariamente para cumplir su ministerio y ofrecer muchas veces los mismos sacrificios, que son totalmente ineficaces para quitar el pecado. Cristo, en cambio, después de haber ofrecido por los pecados un único sacrificio, se sentó para siempre a la derecha de Dios, donde espera que sus enemigos sean puestos debajo de sus pies. y así, mediante una sola oblación, él ha perfeccionado para siempre a los que santifica. y si los pecados están perdonados, ya no hay necesidad de ofrecer por ellos ninguna otra oblación. Palabra de Dios.

Evangelio Marcos 13,24-32

Jesús dijo a sus discípulos: en aquellos días, el sol se oscurecerá, la luna dejará de brillar, las estrellas caerán del cielo y los astros se conmoverán. y se verá al Hijo del hombre venir sobre las nubes, lleno de poder y de gloria. y él enviará a los ángeles para que congreguen a sus elegidos, desde los cuatro puntos cardinales, de un extremo a otro del horizonte. Aprendan esta comparación, tomada de la higuera: cuando sus ramas se hacen flexibles y brotan las hojas, ustedes se dan cuenta de que se acerca el verano. Así también, cuando vean que suceden todas estas cosas, sepan que el fin está cerca, a la puerta. Les aseguro que no pasará esta generación, sin que suceda todo esto. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. En cuanto a ese día y a la hora, nadie los conoce ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, nadie sino sólo el Padre. Palabra del Señor.

Vigilamos en oración para no caer en angustia y miedo.

Nota interesante. Terminamos hoy la lectura del evangelista Marcos que nos acompañó todo el año. Sin recordar que el próximo domingo Cristo Rey termina el año litúrgico para dar paso al tiempo hermoso del Adviento.

Nada de miedo-angustia. Nada de supersticiones… Lo digo por el contenido del evangelio: el sol se hará tinieblas, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, los astros se tambalearán. Es como para temblar y además, con una promesa: Les aseguro que no pasará esta generación antes que todo se cumpla.

No al miedo o a la angustia. No lo niego. Leer lo que escribe Marcos da temor, pero habrá que hacer pausa para ir a la biblia, busquemos a Romanos 8,31. Si estoy con Dios quién contra mí. Además, Marcos utiliza un lenguaje apocalíptico y escatológico ante la llegada del Señor, pero en labios de Jesús es esperanzador donde lo veremos entre las nubes con poder y majestad. También debo reconocer que la situación que vivimos nos lleva al miedo, sin olvidar los grupos de las sectas que nos enfermas con tantas malas noticias.

Oremos: Señor dame la gracia de vivir cada día como el último y así, poder prepararme con alegría al encuentro definitivo con e l mor de los amores Cristo Jesús. Amén.

Próximo domingo, 25 de noviembre,

Cristo Rey, nos centraremos en Juan 18,33-37 Por la oración reconocemos a Jesucristo Rey de la verdad.

Para meditar: ¿Qué es la verdad?

Para seguir de verdad a Cristo Rey es necesario. Finalicemos, es un rey de la verdad.

Lecturas Semana que comienza. 1ª del Salterio

    19 Santa Isabel de Hungría. (MO). Apoc 1, 1-6. 10-11; 2, 1-5; Sal 1, 1-4. 6; Lc 18, 35-43.
    20 Apoc 3, 1-6. 14-22; Sal 14, 2-5; Lc 19, 1-10.
    21 La Presentación de la Santísima Virgen María. (MO). Apoc 4, 1-11; Sal 150, 1-6; Lc 19, 11-28.
    23 Misa a elección. Feria. San Clemente I, papa y mr. (ML). San Columbano, abad. (ML). Apoc 10, 8-11; Sal 118, 14. 24. 72. 103. 111. 131; Lc 19, 45-48.
    24 Santos Andrés Dung-Lac, pbro. y comps., mrs. (MO). Apoc 11, 4-12; Sal 143, 1-2. 9-10; Lc 20, 27-40. 25 Nuestro Señor Jesucristo rey del universo. (S). Dn 7, 13-14; Sal 92, 1-2. 5; Apoc 1, 5-8; Jn 18, 33-37. (Santa Catalina de Alejandría, vg. y mr.).
Padre Marcelo. @padrerivas Nos comunicamos 04148408715 y por @padrerivas @padrerisama.


Homilia: Domingo 11 de noviembre

Padre Marcelo

Marcos 12, 38-44 La generosidad comienza en un corazón de amor en oración. Abrazo en Familia.

Hoy tenemos como centro a una mujer pobre que da lo que tiene para vivir.

¿Qué nos puede enseñar una pobre y excluida viuda?

La fe no necesita aparentar, sino ser. Necesitamos no tanto bailar al son que nos toquen. Sino un corazón que sea capaz de amar de forma genuina. Nada de hacer las cosas por mero cumplimiento. Pero aquí, delante de esta viuda, Jesús se detiene para señalarnos:

Se debe rendir a Dios un verdadero culto. Busquemos a Juan 2,24 Adorarlo en espíritu y verdad. Venir a misa en humildad no tanto porque se da o se mete algo en la cesta de la limosna. Nada de eso. Sino porque su acto de generosidad supera toda vela, toda flor, toda devoción… Dos únicas monedas llevan el sello de ese don total que exige el primer mandamiento y que reclama todo verdadero acto de culto. De ahí que no sea lo externo lo que agrade a Dios. Aquí lo que le gusta a Dios es un corazón generoso, desprendido y confiado en la acción divina. Tres cosas:

• Al final de nuestra existencia seremos juzgados en el amor.
• El juicio se centra no tanto en lo que damos, sino en lo que nos reservamos para nosotros.
• No dar lo que nos sobra.

Mirémonos…

Entremos en nuestro corazón. Y hay que reconocer que nos gustan los primeros puestos, que nos aplaudan y nos alaben. ¿A quién no le gusta un dulce? Pero mucho cuidado, acordemos nos que donde esté nuestro tesoro estará nuestro corazón. Pues nos atrae el dinero, Nos gusta llamar la atención. Nos dejamos engañar por las apariencias. Valoramos a los demás por lo que tienen, no por lo que son.

Nuestra conducta:

• Dar lo que nos sobra.
• Caemos en supersticiones acerca del futuro.
• Lo que damos es limosnas en forma de lástima ¡pobrecitos!
• Pedimos y pedimos poco agradecemos y muy poco ayudamos a los otros.
• Olvidamos que nadie ganará en generosidad a Dios, peor nos hacemos tacaños, pichirres.

¿Qué haces por la ayuda que organizamos para atender a niños desnutridos?

¿Te parece interesante lo de la escuelita parroquial?

Oremos: ayúdanos Señor a ser generosos por siempre. Amén.

Para el próximo domingo, 18 de noviembre, meditaremos a Marcos 13,24-32

Nada de miedo-angustia. Nada de supersticiones…

La gran verdad.

Padre Marcelo. @padrerivas @padrerisama


La Iglesia

El Papa: “Gracias por hacer periodismo de personas para las personas/09 Nov”

El Papa recibió a los miembros del Instituto para la promoción de las nuevas generaciones de publicistas. Una escuela de periodismo alemana fundada hace 50 años después del Concilio Vaticano II Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Desde entonces, les dijo el Papa, vuestro Instituto forma a periodistas calificados que obran en su profesión y como cristianos en la sociedad. Alemania puede sentirse con suerte, afirmó, porque muchos de los periodistas ya sea en los medios de comunicación conocidos y los eclesiales, pertenecen a este Instituto.

“Gracias porque como periodistas se dedican a las personas y llaman injusticia a las injusticias. Gracias por hablar de las cosas bellas que tal vez no terminan en la portada de los medios, pero que ponen las personas al centro. Gracias porque con vuestro estilo cristiano continúan haciendo un periodismo de personas para las personas”.

Periodistas cristianos que se distinguen por actitud positiva

Como periodistas cristianos, se distinguen por vuestra actitud positiva hacia la persona y por vuestra ética profesional. Ustedes, dijo, no hacen sólo un trabajo, sino que cumplen una tarea y un compromiso. Sin embargo, advirtió el Pontífice, es fácil dejarse ir por una opinión común, por un derrotismo y un pesimismo que paraliza y ciega. Es por la costumbre que no afrontamos más el mal dijo, y permitimos que las cosas, “vayan como van” o como algunos han decidido que deben ir.

Por tanto, el Papa pide la parresia y la franqueza que viene del Espíritu Santo y que nos ayuda a confiar en la verdad de Cristo que nos hace libres. Saltemos el muro de la tristeza y de la resignación y ayudemos a las personas a abrir los ojos y los oidos pero sobre todo el corazón para ser custodios los unos de los otros y así darse cuenta de ser hijos e hijas del único Padre.


La Iglesia

El Papa en la catequesis: la vida es tiempo para amar, no para poseer

La catequesis de hoy se trató sobre el séptimo mandamiento: no robarás. Tras hacer un análisis de este concepto en las culturas del mundo, el Papa invitó a abrirse al sentido más amplio de la Doctrina Social de la Iglesia sobre este mandamiento

Griselda Mutual - Ciudad del Vaticano

En la mañana del 7 de noviembre, como todos los miércoles, el Papa Francisco presidió la Audiencia General e impartió su catequesis. Lo hizo en la Plaza de san Pedro, ante los fieles provenientes de diversas partes del mundo. La catequesis de este día se trató sobre el séptimo mandamiento “no robarás”.

Hoy reflexionamos sobre el séptimo mandamiento del decálogo: «No robarás»-dijo en español-. Lo primero que nos viene a la mente es el tema de la sustracción o retención ilícita de los bienes ajenos, y el debido respeto a la propiedad de los demás. En toda cultura, robar es inaceptable, pues todas defienden el derecho a poseer bienes.

Si bien el concepto es que en todas las culturas robar es inaceptable, el Papa Francisco invitó a abrirse a una lectura más amplia de esta palabra, focalizando el tema de la propiedad de los bienes a la luz de la sabiduría cristiana. De este modo recordó cuanto afirma el catecismo de la Iglesia católica sobre la destinación universal de los bienes y afirmó:

La sabiduría cristiana nos dice que, por voluntad divina, los frutos de la creación están destinados a todo el género humano. El destino universal de los bienes y su distribución justa es anterior al derecho a la propiedad privada, que debe estar en función de las necesidades primarias del hombre.

El mundo es uno solo y las riquezas están en manos de pocos

Sin embargo, Francisco recordó que la Providencia no ha dispuesto un mundo “en serie” , hay diferencias y condiciones diversas, y así se puede vivir proveyendo los unos a los otros:

El mundo es rico en recursos para asegurar a todos el acceso a los bienes fundamentales; sin embargo, muchos viven en una situación de pobreza escandalosa. Y los recursos naturales mal usados, se van deteriorando y destruyendo. La propiedad, muy en especial cuando afecta los recursos naturales, debe estar siempre al servicio de las necesidades de los pueblos. No podemos considerarnos dueños absolutos de las cosas.

"El mundo es uno solo", afirmó el Papa, "la humanidad es una sola", y la riqueza del mundo de hoy “está en las manos de las minorías de pocos y la pobreza es el sufrimiento de muchos, de la mayoría”. Si en la tierra hay hambre – prosiguió – no es porque falta el alimento. Es más, debido a las exigencias del mercado se llega a veces a tirarlo. Lo que falta es un “espíritu empresarial libre y previsor, que garantice una producción adecuada, y un enfoque de apoyo, que garantice una distribución justa”.

El Señor nos llama a ser administradores responsables

De ahí que en esta perspectiva aparece el significado positivo y amplio del mandamiento no robarás:

En sentido positivo, - dijo en español - «no robarás» significa que el Señor nos llama a ser administradores responsables de su Providencia, a aprender a multiplicar con creatividad los bienes que poseemos para usarlos con generosidad en favor de nuestro prójimo, y de este modo crecer en la caridad y en la libertad.

El Papa aseguró que si eres rico, es una responsabilidad que tienes: “lo que poseo verdaderamente es lo que sé donar”, dijo. “Esta es la medida para evaluar cómo yo logro tener las riquezas, si logro bien o mal”. “Si yo puedo donar soy rico no sólo en lo que poseo sino también en la generosidad, generosidad como un deber de dar para que todos participen”. Y esto porque, de hecho, si no logro donar algo es porque esa cosa me posee: "soy esclavo, tiene poder sobre mí y soy esclavo", reiteró.

En la catequesis en italiano Francisco concluyó iluminando con Jesús: cómo el Maestro, una vez más, nos devela el sentido pleno de las escrituras.

“No robarás significa ama con tus bienes, aprovecha tus medios para amar como puedes. Entonces tu vida se vuelve buena y el poseer se convierte verdaderamente en un don. Porque la vida no es tiempo para poseer, sino para amar”.

En los saludos a los fieles de lengua española Francisco rogó que “el Señor Jesús nos conceda entender que la vida no es un tiempo para poseer sino para amar con nuestros bienes, porque solo tenemos aquello que sabemos donar". "Que la Virgen María nos ampare e interceda por nosotros”, concluyó.


La Iglesia

“Los Santos nos alientan a vivir las Bienaventuranzas”

En el Ángelus de este jueves, 1 de noviembre, Solemnidad de Todos los Santos, el Papa Francisco pidió que, la Madre de Dios, Reina de los Santos, nos ayude a recorrer con decisión el camino de la santidad.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Hoy estos hermanos y hermanas nuestros no nos piden que oigamos de nuevo un hermoso Evangelio, sino que lo pongamos en práctica, que nos pongamos en el camino de las Bienaventuranzas. No se trata de hacer cosas extraordinarias, sino de seguir cada día este camino que nos lleva al cielo, a la familia, a la casa”, lo dijo el Papa Francisco en su alocución antes de rezar la oración mariana del Ángelus de este jueves, 1 de noviembre, Solemnidad de Todos los Santos.

En comunión con los Santos

El Santo Padre comentando la primera lectura de hoy, tomada del Libro del Apocalipsis (7,9), dijo que esta, nos habla del cielo y nos pone ante “una multitud inmensa”, incalculable, “de toda nación, tribu, pueblo y lengua”. Ellos son los santos, afirmó el Papa, y ¿qué hacen allá arriba? Cantan juntos, alaban a Dios con alegría. Sería hermoso escuchar sus cantos.... Pero podemos imaginarnos: ¿saben cuándo? Durante la Misa, cuando cantamos “Santo, santo, santo el Señor Dios del universo...”. Es un himno – dice la Biblia – que viene del cielo, que se canta allí (cf. Is 6,3; Ap 4,8). Así, pues, cantando el “Santo”, no sólo pensamos en los santos, sino que hacemos lo que ellos hacen: en ese momento, en la Misa, estamos más unidos a ellos que nunca.

Los Santos están cerca de nosotros

Y estamos unidos a todos los santos, agregó el Papa Francisco, no sólo a los más conocidos, en el calendario, sino también con aquellos “de la puerta de al lado”, con nuestros familiares y conocidos que ahora forman parte de esa inmensa multitud. “Hoy es una fiesta de familia. Los santos están cerca de nosotros, es más, son nuestros verdaderos hermanos y hermanas. Nos entienden, nos aman, saben cuál es nuestro verdadero bien, nos ayudan y nos esperan. Son felices y quieren que seamos felices con ellos en el paraíso”.

La mentalidad del mundo contra el Evangelio

Estos hermanos y hermanas, los Santos, señaló el Santo Padre, nos invitan al camino de la felicidad, indicado en el Evangelio de hoy, tan bello y conocido: “Bienaventurados los pobres de espíritu [...] Bienaventurados los humildes [...] Bienaventurados los puros de corazón [...]”. Pero, ¿qué es eso? El Evangelio dice bienaventurados los pobres, mientras que el mundo dice bienaventurados los ricos. El Evangelio dice bienaventurados los humildes, mientras que el mundo dice bienaventurados los poderosos. El Evangelio dice bienaventurados los puros, mientras que el mundo dice bienaventurados los astutos y los hedonistas. Este camino de las bienaventuranzas, de la santidad – precisó el Pontífice – parece conducir a la derrota. Sin embargo – nos recuerda de nuevo la primera Lectura – los santos tienen “ramas de palma en sus manos”, es decir, los símbolos de la victoria. Ellos han vencido, no el mundo. Y nos exhortan a elegir su parte, la de Dios que es santo.

Los Santos nos “alientan” que elijamos a Dios

Por ello es necesario que nos preguntémonos de que parte estamos, indicó el Papa Francisco: ¿el del cielo o el de la tierra? ¿Vivimos para el Señor o para nosotros mismos, para la felicidad eterna o para alguna satisfacción ahora? Preguntémonos: ¿realmente queremos la santidad? ¿O nos contentamos con ser cristianos sin vergüenza y sin alabanza, que creen en Dios y estiman al prójimo pero sin exagerar? El Señor “pide todo, y lo que ofrece es la verdadera vida, la felicidad para la que fuimos creados”. Es decir, santidad o nada. Es bueno que nos dejemos provocar por los santos, que aquí no han tenido medias tintas y desde allá nos “alientan”, para que elijamos a Dios, la humildad, la mansedumbre, la misericordia, la pureza, para que nos apasionemos por el cielo en vez que la tierra.

Los Santos nos invitan a ir por la vía de las Bienaventuranzas

Hoy estos hermanos y hermanas nuestros, agregó el Papa Francisco, no nos piden que oigamos de nuevo un hermoso Evangelio, sino que lo pongamos en práctica, que nos pongamos en el camino de las Bienaventuranzas. No se trata de hacer cosas extraordinarias, sino de seguir cada día este camino que nos lleva al cielo, a la familia, a la casa. Hoy, por lo tanto, vislumbremos nuestro futuro y celebremos para lo que hemos nacido: ¡nacimos para no morir nunca más, nacimos para disfrutar de la felicidad de Dios! El Señor nos anima y a quien sigue el camino de las bienaventuranzas, dice: “Alégrense y regocíjense, porque vuestra recompensa en el cielo es grande” (Mt 5,12). Que la Madre de Dios, Reina de los Santos, concluyó el Papa, nos ayude a recorrer con decisión el camino de la santidad; Ella, que es la Puerta del Cielo, introduzca a nuestros queridos difuntos en la familia celestial.


Dime que te cuento y te diré que aprendes

Padre Marcelo Rivas Sánchez.

Una Venezuela convulsionada.

La gran pregunta es: ¿Por qué tantos problemas?

Un bombillo en una de las escalinatas del edificio permaneció por dos años dañado y nadie lo cambiaba, hasta que una señora en la noche resbaló y se fracturó las dos piernas. Muchos nos acostumbramos a vivir así entre la oscuridad, la desidia y el desgano por ver las cosas diferentes. Y aquí pensando debo decirles que esto es lo que pasa en Venezuela. Nos acostumbramos a… No luchar. No insistir. Así se hace y así seguiremos. Ya no vivimos sino sobrevivimos… y esto nos va haciendo más miserables y más pobres. Es como que nos han envuelto en un caparazón que no nos dejan ver más allá de una cola para el banco, para el pan, para todo… Y alguno podrá decir que son detalles pequeños que constituyen y modelan todo un modo de ser.

Otros dirán que estamos delante de una transformación, pero que muchos se acomodan sin preguntar, sin opinar, sin luchar y por tanto, aceptando humillaciones, vejaciones incluso, hasta perder su propia dignidad de personas. Y es aquí, donde me entra la gran preocupación. La cual pareciera que la libertad se deja a un lado para aceptar por un plato lentejas la esclavitud de quienes se creen dueños de todos y de todo. Pareciera que Dios ya no está en sus corazones y es suplantado por eso encogerse de hombros y aceptar humillaciones y tristezas.

Entonces, al no estar Dios, entra en ese corazón una especie de aceptación de la situación que entre costumbre, silencios y complicidad se agita y se desgasta lo poco de vida que se tiene. Y ya caídos en esa prisión, más que encierro, somete y esclaviza para dar rienda suelta a la perdida de Dios dando pie a una crisis de valores y, en particular, la pérdida de la identidad con el amor a la familia y a la sociedad. Además, al perder o excluir a Dios de la vida de las personas se pierde el sentido del pecado.

Esta Venezuela convulsionada es consentida y aceptada por muchos que, en nada, les importa salir o buscar soluciones a tantos conflictos. Se hace necesario, de una vez y para siempre, despertar y lo haremos con Dios al frente que nos invita a no dejarnos someter por la barbarie de quienes esclavizan para su propio peculio como barriles sin fondo que sedientos se chupan hasta la propia sangre para seguir como zombis del desprecio y de la desgracia.

En Dios y solamente en él saldremos con tal fuerza que seremos capaces de vencer a los que con fuerza atacan los principios que ellos han perdido y no podrán volver a ellos porque han cerrado su corazón y lo han abierto al demonio del materialismo. Y entonces, necesitamos venezolanos medicinas que sean capaces de cambiar ese bombillo quemado y dar luz a quienes se encuentran en la oscuridad.

Padre Marcelo. @padrerivas @padrerisama mrivassnchez@gmail.com


Misa: Dìa de todos los Santos

1 de noviembre. Mateo 5,1-12. Los Santos nos señalan el camino a la esperanza con el equipaje de la oración. Hermanas, hermanos, queridos niños que nos adornan con su alegre y digna presencia con el vestido de Dios. Muy apreciados jóvenes. Frente a lo que el mundo ofrece de destrucción, enfrentamiento y materialismo, hoy se nos presentan los santos: hombres y mujeres de carne y hueso, pecadores, que supieron darle a Dios lo que es de Dios y vivieron su propia época.

1. Ellos, nos señalan el camino a la esperanza con el equipaje de la oración. Es decir, que no son pocos, 1era lectura, sino muchos. Se habla de una multitud y son los más viejos quienes pueden decir: Ésos que están vestidos con vestiduras blancas, ¿quiénes son y de dónde han venido? Estos son los que vienen de la gran tribulación: han lavado y blanqueado sus vestiduras en la sangre del Cordero. Es decir, se han purificado y por la misericordia de Dios se nos presentan como el Grupo que viene a tu presencia, Señor, Salmo 23

2. Es una esperanza porque… si es posible ser santo. Reconozco que entre nosotros hay gente santa, dedicada, entregada y que en medio de las dificultades sabe confiar en el Señor. Porque es Dios quien nos ayuda y nos acompaña a ser santos.

3. Nuestro bautismo. No importa cuándo, sino que en nuestro bautismo resonó para nosotros la invocación de los santos. Por ejemplo, señora fulana, cuál es su nombre… ese nombre le recuerda un santo. ¿Puede usted llamarlo? Sí, cántele, invóquele, hágalo presente… Y lo hacemos porque antes, diría, el Papa Francisco, del óleo de los Catecúmenos, fueron invitados para que tuvieran fuerza y nos acompañaran por l resto de nuestras vidas. ¿Ven lo importante de tener un nombre cristiano?

4. Es verdad, se vive en una constante lucha. La lucha de los hijos de Dios, a los cuales nos acompaña, nos defiende el mismo Dios. Todo porque a pesar del sufrimiento seremos felices, bienaventurados. Todo porque si estamos en el camino de Dios seremos premiados. Y ese vivir, es el que nos muestran hoy todos los santos: estén alegres y muy contentos ya que la recompensa será muy, pero muy grande, evangelio de este día, Mt.5.1-12 Por eso es que no desesperamos. Cultivamos la esperanza que es el regalo de los santos. La última palabra no es la guerra, el odio, la venganza. Nada de eso. Es Dios que nos acompaña. No estamos solos.

Gracias queridos padres de familia. Gracias Catequistas. Esta hermosa celebración con el color, la bendición y la presencia de los santos quedará por siempre en el corazón de estos niños. Ya que no es el vampiro, ni Drácula, ni el miedo, ni mucho menos la violencia la que nos acompaña, sino los Santos, quienes nos señalan el camino a la esperanza con el equipaje de la oración. Para estos niños, para esta comunidad de Cristo Resucitado un fuerte aplauso. ¡Qué vivan los Santos!

Padre Marcelo. @padrerivas @padrerisama

Desarrollo:

1. Los niños y catequistas “Vestidos de Dios” se concentran en un sitio aparte, ocultos, para luego entrar en procesión y poder ser vistos.

2. En un sitio, cartelera el lunes un letrero grande que diga: Los Santos nos señalan el camino a la esperanza con el equipaje de la oración.

3. Reunirse con el equipo, grupo de personas que va a participar en la liturgia para ensayar. No es lea usted y punto. No. Hay que escuchar y ensayar.

4. Hablar con el coro. Cantos apropiados. Ojalá un niño vestido de Dios cante el salmo o un grupo de niños vestidos de Dios hagan un canto.

Monición de entrada:

Estamos delante del amor de Dios. Yo no estoy disfrazado, quien se disfraza esconde algo y aparenta otra cosa. Yo, al igual que los demás, estamos vestidos de Dios, es decir, que alabamos a Dios y bendecimos su nombre en cada uno de los santos. Que esta misa sea para agradecerle a Dios por la vida, al familia y que los santos nos sigan acompañando.

Procesión de entrada… Canto de entrada… Procesión con la Biblia y los lectores

Lecturas:

Apareció en la visión una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua. Lectura del libro del Apocalipsis 7,2-4.9-14

Yo, Juan, vi a otro ángel que subía del oriente llevando el sello del Dios vivo. Gritó con voz potente a los cuatro ángeles encargados de dañar a la tierra y al mar, diciéndoles: No dañen a la tierra ni al mar ni a los árboles hasta que marquemos en la frente a los siervos de nuestro Dios. Oí también el número de los marcados, ciento cuarenta y cuatro mil, de todas las tribus de Israel. Después esto apareció en la visión una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua, de pie delante del trono y del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos. Y gritaban con voz potente: ¡La victoria es de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero! Y todos los ángeles que estaban alrededor del trono y de los ancianos y de los cuatro vivientes cayeron rostro a tierra ante el trono, y rindieron homenaje a Dios, diciendo: Amén. La alabanza y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y el honor y el poder y la fuerza son de nuestro Dios, por los siglos de los siglos. Amén. Y uno de los ancianos me dijo: Ésos que están vestidos con vestiduras blancas, ¿quiénes son y de dónde han venido? Yo le respondí: Señor mío, tú lo sabrás. Él me respondió: Éstos son los que vienen de la gran tribulación: han lavado y blanqueado sus vestiduras en la sangre del Cordero. Palabra de Dios.

Al Salmo 23 respondemos: Éste es el grupo que viene a tu presencia, Señor.

• Del Señor es la tierra y cuanto la llena, el orbe y todos sus habitantes: él la fundó sobre los mares, él la afianzó sobre los ríos. R.

• ¿Quién puede subir al monte del Señor? ¿Quién puede estar en el recinto sacro? El hombre de manos inocentes y puro corazón, que no confía en los ídolos. R.

• Ése recibirá la bendición del Señor, / le hará justicia el Dios de salvación. / Éste es el grupo que busca al Señor, / que viene a tu presencia, Dios de Jacob. R.

Veremos a Dios tal cual es. Segunda lectura de la primera carta de Juan 3,1-3

Queridos hermanos: Miren qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos! El mundo no nos conoce porque no le conoció a él. Queridos, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que, cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal cual es. Todo el que tiene esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él es puro. Palabra de Dios.

Canto

Mateo 5,1-12ª Estén alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo.

En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió a la montaña, se sentó, y se acercaron sus discípulos; y él se puso a hablar, enseñándoles: Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados. Dichosos los sufridos, porque ellos heredarán la tierra. Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados. Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán los Hijos de Dios. Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estén alegres y contentos, porque su recompensa será grande en el cielo.

Misa como de costumbre…. En las ofrendas se puede tener algo especial…

Misa de la Esperanza por Difuntos

2 de noviembre. Mateo 25,31-46 Que nada, ni la muerte nos robe la esperanza.

Hermanas, hermanos es un día de oración, de recuerdo y de profunda reflexión. Por eso, vamos de la tristeza a la esperanza.

Tristeza porque esos, seres amados y cercanos ya no están. Y también porque ellos nos recuerdan que algún día moriremos. Dales Señor el descanso eterno. Permítanme colocar estas flores por todos nuestros difuntos. La flor embellece nuestra mirada y perfume el ambiente y además, nos habla de la vida y el color. Bien diría el Papa Francisco: Nos detenemos con fe ante las tumbas de nuestros seres queridos, rezando también por los difuntos que nadie recuerda.

Me viene a la memoria como Job estaba en aquella oscuridad. Una oscuridad que lo enfrentaba a la muerte, pero es capaz de proclamar la esperanza. Esa que nos habló el libro de la Sabiduría con al suerte de los difuntos que están en las manos de Dios. Unas manos que no sueltan tan fácilmente, que siempre sostienen y abrazan.

Es ciertamente una tristeza la que sentimos hoy, pero mezclada con la esperanza. La primera de haber sido buen esposo, buena esposa, buena hija, buen hijo, buenos hermanos. Lo que siempre les digo amigos y familia por siempre pero en vida.

1. Todos moriremos. Esa esperanza, que marca el título de esta reflexión: Que nada, ni la muerte nos robe la esperanza. Todo porque todos tenemos que hacer ese camino. Unos con más o menos dolor. Es una esperanza que puede llevar la cruz porque sabe que hay resurrección. Cristo ha resucitado. Verdaderamente ha resucitado.

2. Adelante que hay esperanza. Claro que hay dolor. No están ya con nosotros. Pero sabemos que si los amamos nunca morirán. Hay dolor porque vamos al cementerio y encontramos las tumbas robadas, saqueadas, violadas. Si mucho dolor, ante esta situación de inseguridad, de falta de medicamentos, hospitales destartalados que aligeran la muerte de muchos y en especial de niños y ancianos. Pero hay que volver a nuestras casas, con la seguridad que hay un más allá. Un lugar donde Dios nos espera. Donde la muerte se torna vida, si nos hemos relacionado con Dios en el amor en esta tierra. Vean lo importante de estar con Dios. De caminar sus caminos en el amor y servicio de todos los días. Por tanto repitamos. Que nada, ni la muerte nos robe la esperanza.

Finalizo con esta bella oración.

Señor Dios, vivimos en tu gran misericordia por eso en tus manos nuestros amados difuntos, los cuales en Cristo redentor son atraídos para ser purificados en su preciosa sangre. En tu misericordia pedimos para ellos piedad por sus muchos pecados. Ponemos en tus manos amorosas a nuestros seres queridos difuntos quienes murieron sin una vida de arrepentimiento. Para que los abraces en tu amor bondadoso. Que este día nos haga tomar conciencia de la necesidad de tu perdón y de nuestra conversión, para que nadie se pierda y así gocemos de tu premio eterno. Te lo pedimos, con la fuerza del Espíritu Santo que nos sostiene, para que al llegar a tu presencia podamos descansar en la eternidad por siempre. Amén.

Padre Marcelo. @padrerivas. @padrerisama

Los justos vivirán con Dios. Lectura del libro de la Sabiduría 3,1-9

Las almas de los justos están en las manos de Dios y ningún tormento podrá alcanzarlos. A los ojos de los insensatos están bien muertos y su partida parece una derrota. Nos abandonaron: parece que nada quedó de ellos. Pero, en realidad, entraron en la paz. Aunque los hombres hayan visto en eso un castigo, allí estaba la vida inmortal para sostener su esperanza: después de una corta prueba recibirán grandes recompensas. Sí, Dios los puso a prueba y los encontró dignos de él. Los probó como al oro en el horno donde se funden los metales, y los aceptó como una ofrenda perfecta. Cuando venga Dios a visitarnos, serán luz, semejantes a la centella que corre por entre la maleza. Gobernarán naciones y dominarán a los pueblos, y el Señor será su rey para siempre. Los que confiaron en él conocerán la verdad, los que fueron fieles en el amor permanecerán junto a él. Palabra de Dios.

SALMO 26, El Señor es mi luz y mi salvación.

•El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida, ¿ante quién temblaré? R.

•Una sola cosa he pedido al Señor, y esto es lo que quiero: vivir en la Casa del Señor todos los días de mi vida, para gozar de la dulzura del Señor y contemplar su Templo. R.

•¡Escucha, Señor, yo te invoco en alta voz, apiádate de mí y respóndeme! Yo busco tu rostro, Señor, no lo apartes de mí. R.

• Yo creo que contemplaré la bondad del Señor en la tierra de los vivientes. Espera en el Señor y sé fuerte; ten valor y espera en el Señor. R.

Segunda lectura 1 de Juan 3,14-16

Pues el amor a nuestros hermanos es para nosotros el signo de que hemos pasado de la muerte a la vida. El que no ama está en un estado de muerte. El que odia a su hermano es un asesino, y, como saben, ningún asesino tiene la vida eterna. El (Jesucristo) entregó su vida por nosotros; y en esto hemos conocido el amor; ahora también nosotros debemos dar la vida por los hermanos. Palabra de Dios.

Evangelio Mateo 25,31-46

Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria rodeado de todos sus ángeles, se sentará en el trono de gloria, que es suyo. Todas las naciones serán llevadas a su presencia, y separará a unos de otros, al igual que el pastor separa las ovejas de los chivos. Colocará a las ovejas a su derecha y a los chivos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los que están a su derecha: Vengan, benditos de mi Padre, y tomen posesión del reino que ha sido preparado para ustedes desde el principio del mundo. Porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer; tuve sed y ustedes me dieron de beber. Fui forastero y ustedes me recibieron en su casa. Anduve sin ropas y me vistieron. Estuve enfermo y fueron a visitarme. Estuve en la cárcel y me fueron a ver. Entonces los justos dirán: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero y te recibimos, o sin ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte? El Rey responderá: En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí. Dirá después a los que estén a la izquierda: ¡Malditos, aléjense de mí y vayan al fuego eterno, que ha sido preparado para el diablo y para sus ángeles! 42 Porque tuve hambre y ustedes no me dieron de comer; tuve sed y no me dieron de beber; era forastero y no me recibieron en su casa; estaba sin ropa y no me vistieron; estuve enfermo y encarcelado y no me visitaron. Estos preguntarán también: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, desnudo o forastero, enfermo o encarcelado, y no te ayudamos? El Rey les responderá: "En verdad les digo: siempre que no lo hicieron con alguno de estos más pequeños, ustedes dejaron de hacérmelo a mí. Y éstos irán a un suplicio eterno, y los buenos a la vida eterna.



Trisagio en honor a San Miguel Arcángel del 26 al 28 septiembre.

En San Miguel vencedores del mal.

· Se prepara la imagen con sus adornos y su cargador.

· Se presenta la imagen en la misa dominical del 23 de septiembre. Se lee el recorrido del Trisagio y se invita a los fieles.

1. Primer día 26 septiembre.

Ritos iniciales:

· Canto de entrada

· En el nombre del padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

· Antífona: Se agitó el mar y se estremeció la tierra cuando el arcángel Miguel bajó del cielo. Responden todos: aleluya, aleluya. Amén.

Acto penitencial

1. Hijo de Dios, que, nacido de María, te hiciste nuestro hermano: Señor, ten piedad de nosotros. (Bis) 2. Hijo del hombre, que conoces y comprendes nuestra debilidad: Cristo, ten piedad de nosotros. (Bis) 3. Hijo primogénito del Padre, que haces de nosotros una sola familia: Señor, ten piedad, Señor, ten piedad de nosotros. (Bis)

Oración de todos los días: Dios, Señor de la historia, permite que San Miguel Arcángel nos acompañe para vencer los ataques del enemigo. Que con su espada bendita y poderosa aparte de nosotros todo peligro y todo mal. Te lo rogamos en Jesucristo, vencedor de la muerte, que vive eternamente, por los siglos de los siglos. Amén.

Santo Rosario (Luminosos)

Lectura: Del libro del Apocalipsis 12, 1-17 COMBATE DE MIGUEL CON EL DRAGÓN Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; está encinta, y grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz. Apareció otra señal en el cielo: una gran Serpiente roja, con siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas. Su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra. La Serpiente se detuvo delante de la Mujer que iba a dar a luz, para devorar a su Hijo en cuanto lo diera a luz. La Mujer dio a luz un Hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro, y su Hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono. La Mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios para ser allí alimentada mil doscientos sesenta días. Entonces se entabló una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron con la Serpiente. También la Serpiente y sus ángeles combatieron, pero no prevalecieron y no hubo ya en el cielo lugar para ellos. Fue arrojado la gran Serpiente, la Serpiente antigua, el llamado Diablo y Satanás, el seductor del mundo entero; fue arrojada a la tierra y sus ángeles fueron arrojados con ella. Palabra de Dios.

Reflexión:

Hay que saber que el nombre de «ángel» designa la función, no el ser, del que lo lleva. En efecto, aquellos santos espíritus de la patria celestial son siempre espíritus, pero no siempre pueden ser llamados ángeles, ya que solamente lo son cuando ejercen su oficio de mensajeros. Los que transmiten mensajes de menor importancia se llaman ángeles, los que anuncian cosas de gran trascendencia se llaman arcángeles.

Oración de los fieles: Adoremos, hermanos, al Señor, a quien proclaman los ángeles a una voz, y digámosle con gozo: Bendigan al Señor, todos sus ángeles.

1. Tú, Señor, que has dado órdenes a tus ángeles para que nos guarden en nuestros caminos, condúcenos hoy por tus sendas y no permitas que caigamos en el pecado. Oremos. 2. Haz que te busquemos a ti en todo lo que hagamos y seamos así semejantes a los ángeles que están viendo siempre tu rostro. Oremos. 3. Concédenos, Señor, la pureza del alma y la castidad del cuerpo, para que seamos como tus ángeles en el cielo. Oremos. 4. Manda, Señor, en ayuda de tu pueblo al gran arcángel Miguel, para que nos sintamos protegidos en nuestras luchas contra Satanás y sus ángeles. Oremos.

Oración final de todos los días: Señor Dios todopoderoso, que, con una providencia admirable, llamas a los ángeles y a los hombres para que cooperen a tu plan de salvación, haz que, durante nuestro peregrinar en la tierra, nos sintamos siempre protegidos por los ángeles, que en el cielo están en tu presencia para servirte y gozan ya contemplando tu rostro. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

· Se finaliza con Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea… · Con agua bendita se bendice la casa que abrió las puertas.

2. Segundo día 27 septiembre

Ritos iniciales:

· Canto de entrada · En el nombre del padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. · Antífona: Se agitó el mar y se estremeció la tierra cuando el arcángel Miguel bajó del cielo. Responden todos: aleluya, aleluya. Amén.

Acto penitencial

1. Hijo de Dios, que, nacido de María, te hiciste nuestro hermano: Señor, ten piedad de nosotros. (Bis) 2. Hijo del hombre, que conoces y comprendes nuestra debilidad: Cristo, ten piedad de nosotros. (Bis) 3. Hijo primogénito del Padre, que haces de nosotros una sola familia: Señor, ten piedad, Señor, ten piedad de nosotros. (Bis)

· Oración de todos los días: Dios, Señor de la historia, permite que San Miguel Arcángel nos acompañe para vencer los ataques del enemigo. Que con su espada bendita y poderosa aparte de nosotros todo peligro y todo mal. Te lo rogamos en Jesucristo, vencedor de la muerte, que vive eternamente, por los siglos de los siglos. Amén.

Santo Rosario (Luminosos)

Lectura:

Apocalipsis 8, 1; cf. 12, 7. 10

Se hizo un silencio en el cielo, mientras combatía el arcángel Miguel con la Serpiente, y se oyó una voz que decía: ¡Victoria, honor y poder al Dios omnipotente! Ahora se estableció la salud y el poderío, y el reinado de nuestro Dios, y la potestad de su Cristo. ¡Victoria, honor y poder al Dios omnipotente! Palabra de Dios. Reflexión: Por esto a la Virgen María no le fue enviado un ángel cualquiera, sino el arcángel Gabriel, ya que un mensaje de tal trascendencia requería que fuese transmitido por un ángel de la máxima categoría. Oración de los fieles: Adoremos, hermanos, al Señor, a quien proclaman los ángeles a una voz, y digámosle con gozo: Bendigan al Señor, todos sus ángeles.

1. Tú, Señor, que has dado órdenes a tus ángeles para que nos guarden en nuestros caminos, condúcenos hoy por tus sendas y no permitas que caigamos en el pecado. Oremos. 2. Haz que te busquemos a ti en todo lo que hagamos y seamos así semejantes a los ángeles que están viendo siempre tu rostro. Oremos. 3. Concédenos, Señor, la pureza del alma y la castidad del cuerpo, para que seamos como tus ángeles en el cielo. Oremos. 4. Manda, Señor, en ayuda de tu pueblo al gran arcángel Miguel, para que nos sintamos protegidos en nuestras luchas contra Satanás y sus ángeles. Oremos.

Oración final de todos los días: Señor Dios todopoderoso, que, con una providencia admirable, llamas a los ángeles y a los hombres para que cooperen a tu plan de salvación, haz que, durante nuestro peregrinar en la tierra, nos sintamos siempre protegidos por los ángeles, que en el cielo están en tu presencia para servirte y gozan ya contemplando tu rostro. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

· Se finaliza con Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea… · Con agua bendita se bendice la casa que abrió las puertas.

3. Tercer día 28 septiembre

Ritos iniciales: · Canto de entrada · En el nombre del padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. · Antífona: Se agitó el mar y se estremeció la tierra cuando el arcángel Miguel bajó del cielo. Responden todos: aleluya, aleluya. Amén.

Acto penitencial

1. Hijo de Dios, que, nacido de María, te hiciste nuestro hermano: Señor, ten piedad de nosotros. (Bis) 2. Hijo del hombre, que conoces y comprendes nuestra debilidad: Cristo, ten piedad de nosotros. (Bis) 3. Hijo primogénito del Padre, que haces de nosotros una sola familia: Señor, ten piedad, Señor, ten piedad de nosotros. (Bis)

Oración de todos los días: Dios, Señor de la historia, permite que San Miguel Arcángel nos acompañe para vencer los ataques del enemigo. Que con su espada bendita y poderosa aparte de nosotros todo peligro y todo mal. Te lo rogamos en Jesucristo, vencedor de la muerte, que vive eternamente, por los siglos de los siglos. Amén. Santo Rosario (Luminosos)

Lecturas: Apocalipsis 8, 3. 4; Daniel 7, 10

El ángel se puso en pie junto al altar, con un incensario de oro. Y se le dio gran cantidad de incienso; Y el humo del incienso subió a la presencia de Dios, de mano del ángel. Miles de millares le servían, miríadas de miríadas estaban en pie delante de él. y el humo del incienso subió a la presencia de Dios, de mano del ángel. Palabra de Dios. Reflexión: Por la misma razón se les atribuyen también nombres personales, que designan cuál es su actuación propia. Porque en aquella ciudad santa, allí donde la visión del Dios omnipotente da un conocimiento perfecto de todo, no son necesarios estos nombres propios para conocer a las personas, pero sí lo son para nosotros, ya que a través de estos nombres conocemos cuál es la misión específica para la cual nos son enviados. Y, así, Miguel significa: ¿Quién como Dios?, «Gabriel» significa: «Fortaleza de Dios» y «Rafael» significa: «Medicina de Dios». Oración de los fieles: Adoremos, hermanos, al Señor, a quien proclaman los ángeles a una voz, y digámosle con gozo: Bendigan al Señor, todos sus ángeles.

1. Tú, Señor, que has dado órdenes a tus ángeles para que nos guarden en nuestros caminos, condúcenos hoy por tus sendas y no permitas que caigamos en el pecado. Oremos. 2. Haz que te busquemos a ti en todo lo que hagamos y seamos así semejantes a los ángeles que están viendo siempre tu rostro. Oremos. 3. Concédenos, Señor, la pureza del alma y la castidad del cuerpo, para que seamos como tus ángeles en el cielo. Oremos. 4. Manda, Señor, en ayuda de tu pueblo al gran arcángel Miguel, para que nos sintamos protegidos en nuestras luchas contra Satanás y sus ángeles. Oremos.

Oración final de todos los días: Señor Dios todopoderoso, que, con una providencia admirable, llamas a los ángeles y a los hombres para que cooperen a tu plan de salvación, haz que, durante nuestro peregrinar en la tierra, nos sintamos siempre protegidos por los ángeles, que en el cielo están en tu presencia para servirte y gozan ya contemplando tu rostro. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

· Se finaliza con Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea… · Con agua bendita se bendice la casa que abrió las puertas.



Santo del día, 25 octubre: San Crisanto y Santa Daría 25 de Octubre

San Crisanto y Santa Daría no pudieron ser inducidos, ni por las amenazas ni por las promesas, a adorar a los ídolos.

Viéndolos firmes y dispuestos a morir antes que ofender a Dios, el tirano hizo envolver a Crisanto en la piel de un buey y lo expuso así a los ardores de un sol ardiente; hizo conducir a Daría a un lugar de libertinaje, pero un león la defendió contra las infames tentativas de sus enemigos. Entonces el tirano los hizo arrojar a los dos en un gran brasero, pero salieron de entre las llamas sin haber experimentado mal alguno. Por fin, fueron conducidos a un arenal y allí enterrados vivos bajo un montón de piedras.


Jornada misionera 27 de octubre, 3:00 p.m.

Padre Marcelo Rivas Sánchez.

1. Hacer una especie de pancarta con el siguiente escrito: Abrir ojos y corazón para ver a Jesús.

2. Presentar el recorrido a los presentes antes de salir.

3. Desarrollar la animación casa por casa:

• Canto (Coro parroquial, reunirse para que conozcan el tema)
• Saludo: Qué la paz de Cristo, que es vida y amor, esté con todos ustedes.
• Oración: Señor Jesús, ayúdanos a abrir los ojos para poder ver a Jesús que pasa por nuestras vidas. Amén.
• Lectura bíblica: Marcos Marcos 10, 46-52 en oración abrimos los ojos y seguimos despiertos a Jesús.

• Pequeña Reflexión:

Querida familia, amigos todos.

Dios nos pide estar despiertos para que podamos verle, como lo hizo el ciego pobre que despertando puede verle y seguirlo. Ese ciego sin familia, abandonado, echado al olvido. Sin ningún valor para la sociedad. A la orilla del camino. Llamado Bartimeo.

Observemos:

Que busca en Jesús la luz de la fe.

Lo hace porque es humilde. Los soberbios no lo buscan, lo repelen. Deja a un lado la vieja vida para iniciar una nueva en Jesús. Sabe muy bien que Jesús es camino y por eso lo sigue.

Ese ciego logra encontrarse con Jesús porque sabía que Jesús era camino. Además, lo oye venir, no se queda en silencio comienza a gritar, es decir, a orar. Por eso deja todo, incluso la poca ropa y da un salto, se mueve. Todos invitados a saber en Dios siempre habrá oportunidades. La presencia de Jesús no es suerte, sino bendición. Debemos orar, que es escuchar a Dios. Sin olvidar que toda oración está unida al sufrimiento. Todo pasa por la cruz redentora de Cristo. Todos llamados a buscar a Cristo. Pues todo esfuerzo tiene su premio.

Canto

• Peticiones: (5 en total) a cada petición responderemos: Señor aquí estamos bendícenos. Oración: Señor vivimos o nos hacemos los ciegos, pero queremos la sanción. Ver la luz de tu amor para incorporarnos al camino de la vida para disipar las tinieblas del pecado y salir airosos en el camino de la fe que nos lleva a la eternidad. Amén.

• Padre nuestro – Avemaría. • Entrega del recuerdo y explicación. • Canto de despedida y retomar el camino.

Forman un equipo, que en compañía del Coro parroquial preparan el camino: 5 casas que deben ser visitadas, animadas y que inviten a sus vecinos. Las casas deben estar distantes. Por ejemplo una vereda, una cuadra, etc. Se deben motivar para sacar a los enfermos, niños, enfermos para que el sacerdote bendiga e imponga las manos.




San MIguel Arcangel

Arcángel San Miguel, defiéndenos en la lucha, sé nuestro amparo contra la maldad del demonio. Pedimos suplicantes que Dios lo mantenga bajo su imperio; y tú príncipe de la milicia celestial arroja al infierno a Satanás y a los otros espíritus malvados. Amén.

Estos son los 7 beatos que serán declarados santos próximamente.[+]